Factos sobre los huevos orgánicos, y porque son mejores

Factos sobre los huevos orgánicos, y porque son mejores.

Independientemente de cuál fue primero, el huevo o la gallina, puedes apostar que el primero fue orgánico, criado al aire libre sin medicamentos ni otros productos químicos. Y a medida que más personas descubren los beneficios para la salud y el medio ambiente de los alimentos orgánicos, la producción industrial de aves y huevos va perdiendo popularidad debido a su uso intensivo de productos químicos, medicamentos y modalidades de trabajo de granjas industriales.

Para clasificarse como orgánicos, los huevos deben provenir de gallinas alimentadas por la gran mayor parte con alimentos orgánicos (es decir, alimentos libres de subproductos animales, fertilizantes sintéticos, pesticidas u otros aditivos químicos). No se pueden utilizar alimentos modificados genéticamente. Además, los huevos orgánicos deben provenir de gallinas a los que se les dan antibióticos solo en caso de infección; los pollos comerciales, por otro lado, reciben antibióticos de forma rutinaria. No se pueden usar hormonas u otros fármacos en la producción de huevos orgánicos.

Los huevos orgánicos además deben provenir de gallinas que viven en ambientes libres de jaulas y que tienen acceso al aire libre, incluso si su área es un corral o un patio cerrado. Los corrales se utilizan para
proteger a las gallinas y sus huevos de depredadores como halcones, zorros, mapaches, coyotes y otros animales.

 

Nosotros en la Huevería CDMX nos encargamos de encontrar el mejor producto en base a los criterios mencionados arriba. Además de tomar en cuenta las distancias con lo proveedores, para que los huevos siempre sean frescos y con un impacto ambiental mínimo.

Carrito de compra
A %d blogueros les gusta esto: